Ciertos daños cerebrales pueden incrementar el fundamentalismo religioso