Un estudio sugiere que las personas ateas podrían ser menos abiertas de mente